martes, 28 de abril de 2009

Ayer

Por fin tuve un día bueno, un día de los que me hizo sonreir y no puedo parar todavía.

La verdad que la semana pasada no fue una buena semana, entre unas cosas y otras estaba bastante deprimida, y el finde no fue mejor. Tuve momentos buenos, pero de repente me daba el bajón y lo veía todo negro, no creía en nada de lo que me decía, o me enfadaba por cualquier cosa y no tenía ganas de nada.
El sábado hicimos una excursión muy chula, lo pasamos muy bien, pero por la noche todo se volvió a fastidiar. Aún así estuvimos todo el finde juntos, se fue el domingo por la noche bien tarde.

Y ayer quedamos para ir a jugar a fútbol un rato, y nada más verme me abrazó y me miraba y sonreía, y le dije qué te pasa, por qué me miras así?

- Qué pasa que no te puedo mirar?
-Sí, claro que puedes.

Volvió a abrazarme.

-Tenía ganas de verte, te echaba de menos
- No me digas esas cosas, que luego me las creo
- Pero si es verdad, qué pasa que no te puedo echar de menos?

Después de jugar fuimos al cine, hacía bastante que no íbamos, y estuvimos solos en la sala.
Estuvimos hablando hasta que empezó la película y le dije, gracias por invitarme eh? que lo has pagado todo tú.

-No pasa nada, además bastante mal lo has pasado por mi culpa estos días.
-Bueno, pero si es lo que sientes no puedo echarte nada en cara, al menos me lo dices y no me engañas.
- No, pero yo también me como mucho la cabeza a veces, no sé que pensar, le doy muchas vueltas a muchas cosas, y al final pienso, deja que fluya, que vayan pasando las cosas y a ver qué pasa. Total, lo pasamos muy bien, y llevamos ya tiempo así, quién sabe. Además que esta semana se han juntado varias cosas y por eso dije lo que dije, pero vamos.
- Bueno, pero hay cosas que no las sientes
- Ya no sé, más vale disfrutar el momento y no preocuparnos de lo que pasará.

No dejaba de abrazarme y de cogerme la mano, estaba tan cariñoso que daba gusto.

No es que me diese esperanzas, no es que las cosas hayan cambiado, pero me sentí bien al saber que él también piensa, también tiene dudas, y en el fondo, esta relación le importa más de lo que cree. O de lo que creo yo.

Vuelvo a estar bien, y deseando que llegue el puente para irnos de viaje otra vez!

jueves, 23 de abril de 2009

Sin más

Otra vez salió la conversación que no me gusta tener, la de las verdades que duelen, la que me hace replantearme todo y sentirme como una imbécil.

Ayer fuimos a la playa y estuvimos jugando y paseando, pero desde que vino, yo noté que le pasaba algo. Le pregunté y me dijo que nada. El estaba muy bien conmigo, yo estaba supercontenta como últimamente, pero pasaba el rato y cada vez le veía más ausente, pensativo, y al final insistí.

Para abreviar, estaba de bajón por una cosa que le había pasado, y entonces parece ser que empezó a pensar en él y en cómo es. Me dijo que tenía miedo por mí, porque no sabía qué pasaría con nosotros, que él no era tan buen tío como parecía y que no quería hacerme daño nunca.

Dijo que el no siente esa ceguera, esa ilusión que sientes cuando estás enamorado. A mí me quiere mucho, está genial conmigo y todo lo que hacemos realmente le apetece hacerlo, le apetecen los viajes, le apetece ir a la playa, le apetece aunque sea estar en mi casa sin hacer nada, y está genial. Dijo que si fuera cuestión de razones estaría conmigo hace muchísimo tiempo, pero es el corazón quien manda, y no siente que pueda ser mi pareja, porque no quiere cagarla como hizo con la otra chica.
Dijo que soy muy especial para él, que gracias a mí ha cambiado a mejor en muchas cosas, que le he influido mucho y que desde luego no seré una persona a la que pueda olvidar fácilmente, porque yo sí que le he marcado.

Le pregunté si me estaba planteando dejarlo, o si no quería verme en un tiempo o qué. Contestó que no, que no pretendía eso, pero que tenía miedo de hacerme daño, que sabe que es una persona que va a la suya y por muy mal que le sepa a veces, aunque tenga esa lucha interna diciendo por qué haces eso, sabiendo que está mal al final siempre hace lo que más le conviene. Dice que yo merezco algo mejor, que él no es tan buena persona para mí.

Yo le dije que ya sé como es hace mucho tiempo, que ya sé lo que siente y lo que no, pero para mí es una persona que merece la pena, con todos sus defectos, pero que la merece, y estoy muy a gusto a su lado. Yo también me planteo muchas veces, más de las que os imagináis, acabar con esta situación, pero no puedo, porque yo sí que tengo esa ceguera y esa ilusión que él no tiene.
Soy consciente de que no está enamorado de mí, lo he dicho muchas veces, pero últimamente las cosas estaban tan bien, se ponía tan cariñoso y tan romántico que empezaba a pensar que quizá algo estuviese cambiando. Pero no.

Así que en el fondo le agradezco que me vaya despertando del sueño de vez en cuando, para que no me haga ilusiones, para que sepa a qué atenerme siempre. Si algo no le puedo reprochar es que me haya mentido nunca. Y valoro esa sinceridad por encima de todo. Siempre le digo que prefiero una verdad que me duela que una mentira, porque al final me duele lo que me entero y que me hayan mentido.

Y sin más volví a caer de la nube. He vuelto a sentirme triste, porque por mucho que me quiera y por mucho que yo sepa lo que hay, no es agradable escuchar que no puede sentir más por tí, y que ojalá lo sintiera.

Hoy no puedo quitarme esta tristeza de encima, por mucho que haga un solazo y vaya a ir a la playa, que es lo que más me anima. Hoy no funciona.

martes, 21 de abril de 2009

Album de fotos

Para poner un poco de color al blog os pongo unas fotos del viaje que hicimos en Semana Santa por San Sebastián y alrededores, y a ver si así se me anima un poco Mini viendo su tierra. A ver qué te parece nena ;)


Playa de Zarauz

Este es el puerto de Getaria. La primera foto la puse de fondo de pantalla y a mi niño le gustó mucho cómo quedaba, así que la pongo :P







Zumaia, el pueblo que más me gustó de los que vimos ese día.



Biarritz. Este sitio nos encantó y si viviera cerca seguro que pasaba muchos días por allí.



San Juan de Luz (Menudo crêpe de Nutella que nos comimos aquí :P)



Y para terminar, San Sebastián, el Peine de los vientos que es un sitio precioso y al que fuimos todas las tardes que estuvimos por allí cerca.



El parque de atracciones del monte Igueldo, me gustó mucho, es encantador.

Y las maravillosas vistas que se tienen desde allí.



Bueno, pues aquí teneis las fotos del viaje, espero que os gusten.

lunes, 20 de abril de 2009

Qué querrá?

Este finde ha sido de relax, sobre todo para mí que no he tenido la suerte de poder salir de fiesta el viernes como hizo él. Así que el sábado ya se levantó tarde, nos fuimos a comer al chino y luego a la playa un rato.

El domingo ibamos a ir a la playa porque hacía solazo, pero nos enganchamos viendo en la tele el último superviviente. Nos gusta mucho, pero cuando sale comiendo bichos o lo que sea es asqueroso, entonces él empieza ajjjj qué asco y se tapa pegándose a mí, y yo hago lo mismo. Así que entre bicho y caca de elefante no paramos de abrazarnos y de estar bien junticos en el sofá.

Luego nos entró la pereza y ya no salimos así que nos pegamos el día en el sofá viendo la tele y tonteando.

El otro día me dijo que la asturiana (la que le echó los tejos en el trabajo) le preguntaba mucho por mí, que le preguntó un día cómo era yo, físicamente y personalmente. Se ve que hablan bastante de mí, le cuenta muchas cosas, hasta le ha dicho cómo me llama él, que es un nombre que nadie me dice y que nunca me dice cuando hay gente delante.
Pero es que el sábado me viene diciendo que la tía le ha pedido una foto mía.

- Pues no se la des que igual quiere hacerme vudú o algo
- Qué va mujer, mira que eres
- No, que la quiere para ponerme verde y sacarme faltas.
- Que no mujer, que ella no es así.
- Mira que eres inocente, delante de tí no lo hará, pero cuando no estés delante irá a la compañera y le dirá pues no es para tanto, bien fea es, yo que sé, cualquier cosa.
- Que no, que ella no es de esas, vamos o esa impresión me da.
- Si le llevas foto, porque aunque te diga yo que no lo hagas lo harás igual, llévale una que esté bien guapa, que yo salgo muy mal siempre. Llévale la de la noche de gala del crucero que estoy guapísima, jajaja.

Total, que entre bromas y no bromas, escaneó la foto para enseñársela.

Yo la verdad que no sé qué pensar, eso de que le pregunte tanto por mí, por cómo estoy, que quiera verme, no sé no sé.
Realmente tanto le interesa, o simplemente quiere satisfacer su gran curiosidad? A lo mejor quiere parecerse a mí. No creo.
El dice que lo que pasa es que no está acostumbrada a que le digan que no, porque parece ser que es bastante guapa, alta, tipazo, en fin, que tiene buena planta, y que por eso tiene tanta curiosidad por verme. Puede ser.

Lo que también me extraña mucho es que mi niño, con lo reservado que es para hablar de sus cosas, con ella comparta todo que hasta le ha preguntado y le ha dicho él que soy muy buena en la cama. Eso de que diga hasta lo que no sabe nadie es que es muy raro en él. Supongo que ha cogido tanta confianza que le gusta hablar de un tema del que casi nunca habla con nadie.

Misterios sin resolver. Cuando le enseñe la foto ya os contaré lo que ha dicho, aunque no me creeré ni la mitad.

jueves, 16 de abril de 2009

No se da cuenta

Mi niño tiene muchas cosas buenas, pero a veces parece tonto. Realmente es que no se da cuenta de que ciertas cosas que dice me pueden afectar, y mira que sabe que soy hipersensible para muchas cosas, sobre todo las que tienen que ver con él.

Hace mucho tiempo estuvo con una chica que era de Zarauz, iba a verla cada finde, conocía a su familia, todo muy bien. Esto me lo contó cuando me dijo que quería que fuésemos al País Vasco porque era muy bonito y quería enseñarme muchos sitios que le gustaban.
Yo ya le había dicho hace días que si íbamos no quería que me contara nada de cuando estaba con esa chica.
-Pero si fue hace años, ni siquiera te conocía a tí.
-Vale, pero no hace falta que estés todo el rato contándome lo que hacías o dejabas de hacer.
-Hombre, pues recuerdos tendré.
- Normal, pero te los guardas, a mí no me digas nada.

Total que cuando llegamos ya empezó a recordar cosas, no es que me diese detalles, pero en esta casa estuve, aquí me acuerdo que vine y era muy bonito. Yo ya empezaba a hartarme porque aunque eso pasara hace años no me gustaba que estuviera recordando todo el rato lo que hizo con otra tía.

- Que te calles ya, que ya sé que has estado pero no quiero saber nada.
- Pero qué rara eres, si total ya no me acuerdo ni de su cara, seguro que si la viera ni la conocía. No ves que hace mucho tiempo y tampoco fue tan importante?
- Bueno, pero me molesta que estés todo el rato acordándote.
- Ahora con quien estoy, contigo no? Pues qué problema hay.

Reconozco que quizá exgere, pero no me sentía cómoda. Pasamos por unos bloques de casas en el coche y me dice que va más despacio que quiere ver unas cosillas.
Pues vale, no me dices nada, pero me dices que vas a ver unas cosillas. O sea, la casa donde vivía ella. Yo ya cabreada como una mona.
Era el día que estuvimos en Orio, Zarauz, Getaria y Zumaia. Todo muy bonito, me gustó mucho, si no fuera por la lluvia, los nubarrones y los comentarios.

Ya parece que se calló y al día siguiente todo estuvo muy bien, fuimos a Biarritz y a San Juan de Luz, una maravilla los dos, me encantaron. El día estaba siendo estupendo, yo me sentía tan feliz de estar con él, estábamos cariñosos, contentos, todo muy bien. Y por la noche después de salir del cine en San Sebastián, fuimos a pasear, y cuando llegamos al puerto dice:

-Qué recuerdos madre mía, pero no te voy a contar cuáles claro.

O sea, que a saber qué pasaría ahí, pero no hay que echarle mucha imaginación por cómo lo dijo.
Ahí me jodió la noche. Yo empecé a rayarme otra vez. Le dije que por qué me tenía que decir nada, que me daba igual. Que aunque no me diera detalles ya me imaginaba de qué iba. Me enfadé y estuve callada bastante rato. El me seguía hablando, intentando que la cosa no fuese a más. Cuando me dijo que si ibamos a tomar algo le dije que no tenía ganas.

- Es verdad, es que se te ve cansada.
- Cansada no, cabreada, o es que no te has enterado de lo que te he dicho, que te lo llevo diciendo todos los días y desde antes de venir. A tí no te han dicho nunca que cuando estás con una tía no le tienes que hablar de tus ex?
-Bueno vale, lo siento, no me he dado cuenta.

Y lo bueno del caso es que es verdad, no se da cuenta, porque le da tan poca importancia, porque a él no le pasan estas cosas, que no se entera. Y aunque yo se lo diga no lo entiende porque debe ser tan absurdo que se le olvida.

Esa noche ya no estuve muy bien, pero intenté que se me pasara porque vi que era una batalla perdida, que al final ya no te puedes ni enfadar porque realmente es que no merece ni la pena.

La mañana siguiente por fin salió el sol, y estuvimos en el parque de atracciones del Monte Igueldo, paseando por la playa y el peine de los vientos, y después de comer en un restaurante con vistas al mar, estuvimos en el Acuario, y ya nos volvimos para casa.

A pesar de esto, que parece lo que más recuerdo del viaje, me lo pasé genial, hubo muchos momentos buenos, casi todos, menos esos y si yo no me rayara tanto a lo mejor no habrían tenido importancia. Me gustó mucho todo lo que vimos, eché de menos el sol, pero bueno tendré que volver cuando haga mejor tiempo.
Quería poneros fotos pero ahora no me da tiempo, otro día.

Me reía mucho, compartí momentos preciosos, él me dijo mientras paséabamos un día gracias por compartir estos momentos conmigo. Y Tam, tb f***** mucho ;)

miércoles, 8 de abril de 2009

Semana Santa de Zaragoza

Soy una fan de la Semana Santa zaragozana. Desde que era pequeña me tragaba todas las procesiones y me encantaba oir los tambores.

Es una pena que siempre se hable solo de la Semana Santa de Andalucía o de la de Castilla, porque la de Zaragoza, es preciosa también.

Es la única de toda España que tiene pasos de cada momento de la pasión, desde la entrada de Jesús en Jerusalén hasta la Resurrección. El día de Viernes Santo en la procesión del Santo Entierro puedes ver toda la pasión en imágenes.
Y por supuesto envuelta en el estruendo de los tambores y bombos que le acompañan.
Es impresionante ver pasar la procesión y sentir como retumba todo alrededor con el sonido de los tambores, se ponen los pelos de punta.

Uno de los momentos que más me gusta es cuando encierran el paso en la iglesia correspondiente. Todos empiezan a tocar muy bajo y van subiendo de intensidad hasta que está entrando por la puerta, que es el momento en que más fuerte y rápido se toca, cuando se dejan todas las fuerzas en los instrumentos, hasta que el paso está dentro y entonces todos paran a la vez, y la plaza que hasta ese momento retumbaba y temblaba por el estruendo queda en completo silencio. Un silencio que dura pocos segundos porque la gente empieza a aplaudir, a mí personalmente no me gusta, pero bueno.

Cada cofradía tiene sus propios toques, así que nunca te aburres de oir los tambores, no tocan despacio siempre ni en plan marcha militar, hay una variedad de toques bastante extensa.

Es algo que no se puede explicar con palabras, ni siquiera viéndolo en el vídeo que os dejo os podéis hacer una idea de cómo es. Lo bueno es vivirlo, sentirlo. Tener los tambores pasando a unos centímetros de tu cuerpo.

video

Este video lo grabé el domingo, es la única procesión que he podido ver este año.

El viernes me voy con mi niño a San Sebastián, a mojarme a base de bien por lo que he visto en el tiempo, pero bueno, el caso es salir y hacer algo.

Estos días he estado con mi hermana y mi sobrino que han venido a pasar unos días, y he acabado agotada. El niño es una monada, muy rico, muy gracioso y muy cariñoso, pero cuando llevo mucho rato con él ya no puedo, no tengo paciencia ni fuerzas para aguantar.
Recordadme que no tenga niños nunca, jajaja.

Y hoy que por fin la tranquilidad reina en mi casa he podido poneros al día y dejaros mi visión de la Semana Santa que me vuelve loca que es la de mi querida Zaragoza.
Venga, animaros y acercaros a ver las procesiones, no os arrepentiréis. Os encantará.